¿Por qué cumplimos las Normas?


Las situaciones donde interactuamos con otras personas suelen estar reguladas por un conjunto de reglas que nos indican los límites del comportamiento adecuado, esos límites son lo que conocemos como Las Normas, las cuales regulan las interacciones que mantenemos en nuestra vida cotidiana.

El sociólogo Durkheim acuñó el término de Norma Social y afirma que la norma es un producto social que actúa como freno de las pasiones humanas.

Tipos de Normas:

Una Norma se puede definir según sea Explícita o Implícita. La Norma Explícita se da a conocer formalmente a todo el grupo social implicado y La Norma Implícita cumplen dos criterios:

  1. La gente debe de estar de acuerdo sobre su existencia
  2. No se hacen conscientes hasta el momento en el que se transgreden

Las diferencias entre ellas se basan en:

  • La Publicidad
  • Las Sanciones
  • La Aceptación por todos los miembros del grupo

La perspectiva del autor Allport consiste en que la Norma es una Uniformidad Conductual. Es decir, es el resultado de la relación entre la biología, la personalidad y el azar frente al castigo, la imitación y la costumbre.

Para Thibaut y Kelley, las normas surgen de la relación entre las personas que, al depender las unas de las otras, llegan a acuerdos implícitos o explícitos cuyo objetivo es mantener la estabilidad de la relación sin llegar a conflictos.

¿Por qué cumplimos las normas?

Teoría de la Disuasión

Los orígenes de esta teoría surgen de la filosofía de varios autores, quienes defienden que las personas actuamos de forma racional y hedonista, buscando el placer y evitando el dolor. Las normas se cumplen porque las personas perciben que si no lo hacen serán castigadas y seleccionan aquellas conductas que maximizan los resultados.

Para predecir el cumplimiento o no de una norma no basta con saber la probabilidad y severidad de los objetivos. Se ha demostrado que las personas sobrestiman o subestiman estas probabilidades.

Juicio Moral y Norma

Tenemos la capacidad de realizar juicios de carácter normativo sobre lo que está bien o mal. No es necesario sentir la amenaza de sanciones sociales externas para producir una conducta normativa, desarrollamos una serie de “normas personales” que guían nuestro comportamiento. Estas normas son un conjunto de expectativas que están relacionadas con nuestros valores personales y que cumplimos para mantener un alto concepto de nosotros mismos.

En ocasiones, aplicamos nuestros juicios morales a las personas que nos rodean. Estos juicios tienen consecuencias emocionales cuando juzgamos a otros y a nosotros mismos. Y esas emociones son la culpa y la vergüenza:

  • La Vergüenza viene del miedo a ser rechazado por los demás y afecta a la propia identidad. Se relaciona con sentimientos de indefensión y abatimiento y puede producir comportamientos de evitación o abandono.
  • La Culpa proviene de la conciencia de haber realizado un comportamiento que incumple las normas personales, aparecen sentimientos de arrepentimiento y produce conductas de rectificación.

Atención y Norma

Las personas tenemos dos tipos de Referencias Normativas:

  • La percepción de lo que la mayoría de las personas aprueba o no, “lo que debe hacerse”, llamadas Normas Preescriptivas.
  • La percepción de cuál es la conducta que llevan a cabo quienes nos rodean, “lo que se hace”, conocidas como Normas Descriptivas.

Algunas veces, nos encontramos con que lo que se supone está socialmente aprobado, la norma preescriptiva, no coincide con la conducta que se observa en las personas que nos rodean, la norma descriptiva.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.